Enlaces

Visitación de Nuestra Señora a su prima Isabel

 

Un final de mayo con otro significativo ejemplo de nuestra Madre. Recibe el anuncio de que va a ser Madre de Dios, y de que su prima también está embarazada. De inmediato se pone en camino para cuidarla.

Tenía en bandeja centrarse en ella misma: ¡Qué importante soy, Madre de Dios! Y no, reaviva su vocación de servicio olvidándose de sí misma.

El Señor es un amador celoso que jamás se deja ganar en generosidad.

Comentarios cerrados.